Tecnología LED

¿Qué es el color?

Que es el color LED

Imagínate que vas por la calle a última hora de la tarde, y el sol a tus espaldas da los últimos coletazos antes de ocultarse. Da una sensación cálida, y baña de un tono algo acogedor todo lo que ilumina. De repente aparece ella: la chica del vestido rojo. El rojo es un color que nos perturba, nos atrae y nos intimida a la vez; hay estudios que demuestran que el boxeador con pantalón rojo tiene más probabilidades de vencer que el que lo lleva azul, por ejemplo. Es una programación que tenemos, las reminiscencias de un pasado animal que se hace patente al observar ciertas especies de primates que usan ese color como símbolo de gallardía, intimidación y fuerza.

No puedes retirar la mirada, no sabes si es el tono cálido del sol bañando su piel, sus curvas femeninas o el caprichoso ondeo del vestido rojo que la envuelve. El  vestido en realidad no es rojo, de hecho, nada en este mundo es rojo; ni azul, ni violeta. Ese hipnotizante color es producto de la luz que reflejan los elementos químicos con los que está hecho el vestido. Cada elemento refleja distintos tonos de luz, es decir, tienen un espectro de emisión distinto. El Hidrógeno refleja algo de violeta y algo de azul, así como el Bario refleja algo de amarillo, algo de verde, un poco de azul y rojo.

Espectro de coloresUno de los que mejor reflejan la luz roja es el Sodio (Na). Es posible que los  tintes del vestido de nuestra chica estén compuestos por algún carbonato sódico o algo por el estilo. Bueno, pero para que una pelota rebote, hay que lanzarla previamente contra la pared, así que para que podamos percibir el color hay que tener luz, ya que el color no es sino una pequeña parte del espectro que contiene un rayo de luz.  Ese rayo de luz cálido que a cada segundo se vuelve más naranja antes de desaparecer en el crepúsculo, es como una gigantesca pelota blanca que choca contra una pared, pero en vez de rebotar, se desintegra y devuelve unas pocas pelotas pequeñas de distintos tamaños, (colores) y se queda con otras tantas. La percepción cromática que tenemos de un objeto solo es la parte del espectro electromagnético que los elementos nos devuelven al ser iluminados. Aquí salen a flote ciertas obviedades, como que un objeto negro refleja muy poca luz, y uno blanco la refleja toda. Recuerda que en verano procuras vestirte de colores claros, ya que si sales un medio día de Agosto vestido de negro, morirás entre sudores. Eso es porque esa ropa negra absorbe y convierte en radiación infrarroja (calor) toda la luz que incide sobre ella.

Luz del diaMientras intentas adivinar las curvas de la chica a través del vestido rojo no te estás  planteando a qué longitud de onda (λ) corresponde el color rojo, así que ya te lo digo yo: Alrededor de los 650nm. Un nanómetro es la mil millonésima parte de un metro, y es la unidad derivada del SI que se utiliza entre otras cosas,  para definir la longitud de onda de los colores. Las λ visibles para el ojo humano se sitúan entre los 300 y 700nm, con el color violeta en las más bajas y el rojo en las más altas. Los UV (rayos ultravioletas) son las emisiones que sitúan su espectro inmediatamente por debajo del color violeta, y los rayos infrarrojos las que sitúan su espectro inmediatamente después del color rojo; cómo puedes ver, no se lo pensaron mucho para decidir qué nombre poner a esas frecuencias.

Ella no es solo el vestido rojo, lleva unos pendientes dorados, un cabello negro como el azabache, su blanca y radiante piel da testimonio de aún no haber sido castigada por el sol estival, el tono rosa de sus mejillas, el carmín de sus labios y sus ojos verdes. Todos esos detalles no serían perceptibles si estuviera bañada por una luz monocromática, como la de las lámparas que se encienden en la calle por la noche. ¿Os habéis fijado que esa luz amarillenta no reproduce los colores? ¿Podéis distinguir un coche azul de uno negro por la noche? Nuestra chica necesita luz blanca, un haz de luz blanca se compone de muchos haces de otros colores. La luz del sol prácticamente los tiene todos, por eso le viene tan bien a ella, por eso puede resaltar cada contraste con tan exquisito detalle. También hay que decir que a estas horas, la luz blanca del sol ha perdido la capacidad de reproducir todos los colores con la misma intensidad, por eso la luz es cálida, lo que quiere decir que reproducirá los azules y violetas con menos intensidad que los rojos y los naranjas. Si queréis saber la explicación de eso, solo tienes que mirar al cielo. No, no es un milagro, lo que pasa es que los elementos que componen nuestra atmósfera reflejan los componentes azules de la luz blanca del sol, por eso el cielo es azul, y la luz que nos llega a nosotros es más cálida. Ese fenómeno es más patente al atardecer simplemente porque a esa hora un rayo de luz que proviene del sol tiene que atravesar más kilómetros de atmósfera al llegar a la tierra de forma casi tangencial; cuando llega perpendicular a la superficie de la tierra, el rayo de luz tiene que atravesar menos atmósfera y se deja menos componentes azules en el camino.

El atractivo de nuestra chica de rojo es subjetivo e inconmensurable, habrá opiniones distintas sobre si debe estar bronceada o no, o sobre si su cabello debe ir ondeando como su vestido  o debe ir recogido, no como nos pasa a los que trabajamos en este sector, nosotros si podemos medir la luz. Aunque también es verdad que a veces podemos no estar completamente de acuerdo con ciertos patrones de medición, pero de eso hablaremos luego. Para iluminación de interiores y arquitectónica solemos utilizar el Lux (lx), que es una unidad derivada del SI, que nos indican cuantos lúmenes (lm otra derivada del SI) llegan a un metro cuadrado. Para iluminación vial usamos la candela por metro cuadrado (cd/m2), que nos indica cuanta luz está reflejando el film de la carretera, que al fin y al cabo es lo que ve un conductor que vaya por la vía.

Hay entidades que homogenizan y normalizan los patrones de medición, más que todo para que todos se acojan a las mismas normas y poder entendernos. En lo que respecta a iluminación una de las más influyentes es el CIE (Comité internacional de Iluminación) que les ha facilitado unas directivas a los fabricantes de instrumentos de medición con respecto a la sensibilidad de los aparatos. Lo que les dicen es qué componentes longitudinales (componentes de la luz blanca) debe tener en cuenta un sensor de esos y que colores no. Esta curva que os pongo, es la que pone el fabricante de un luxómetro comparando su curva de sensibilidad con la oficial, para que veamos lo muy normalizado que esta su instrumento.

Sensibilidad relativaPero imagínate que tú tienes una fuente de luz azul puro muy potente, ¿Qué pasaría? Pues que como el azul está a la izquierda del espectro (+-400nm), no sería muy tenido en cuenta a la hora de dar testimonio de los lúmenes que emite. Si comparo una fuente de luz azul de  300w, y una de vapor de sodio de baja presión (VSBP) como las que hay en la calle de 100w, el luxómetro normalizado nos indicará que la fuente de VSAP de 100w, emite más luz que la fuente azul de 300W. Evidentemente esto no es cierto, pero ¿por qué es así?

Con el desarrollo de las lámparas de descarga (VSAP, VSBP, fluorescentes, vapor sodio alta presión) los físicos se dieron cuenta que esas tecnologías emitían una luz con un índice de reproducción cromática muy pobre, que emitía mucha energía pero en muy pocos colores. Así que adaptaron esa curva de sensibilidad a esas tecnologías, para estandarizar las fotometrías y los cálculos de iluminación. Pero como ya sabemos todos, la tecnología avanza imparable, y a veces los entes normalizadores no son capaces de seguir el ritmo según va avanzando todo, es por eso que los fabricantes y comercializadores de iluminación LED exigimos un cambio en los patrones de medida, ya que se han quedado obsoletos. LED BlancoUna bombilla de LED es más eficiente que una de VSAP, sin embargo, esta última cuenta con la ventaja de que los instrumentos de medida están hechos en función del pobre y monocromático espectro de luz que emiten, dando la apariencia de emitir más luz que una bombilla de LED que emita luz blanca que lleve consigo porciones  representativas de todos los espectros de luz. Cuando salgamos a la calle de noche, bajo una farola LED, veremos el verde de los árboles, distinguiremos el coche negro del azul oscuro, distinguiremos las gastadas líneas del paso peatonal, y lo más importante de todo: la chica del vestido rojo conservará su poderoso magnetismo. Si lo hacemos bajo una farola convencional de VSBP no podremos distinguir nada, pero el instrumento de medida nos dirá que en realidad, tenemos más luz.

Cuando por fin pase por tu lado, impertérrita e imperturbable, esos cálidos rayos de luz te dejarán ver detalles e imperfecciones que paradójicamente la harán más poderosa: un lunar insospechado, traslúcidas vellosidades en sus brazos, el caprichoso movimiento de su cabello. Así que levanta tus ojos y aprovecha esa fugaz mirada que te dedicará para contemplar como la luz que ella tiene de frente te ofrece los sutiles detalles policromáticos de sus ojos verdes. Ya ha pasado, está a tus espaldas, solo te queda su perfume envolviendo toda tu atmósfera; porque recuerda: Mirar atrás no es de caballeros.

¿Qué es el color?
5 2 votos

5 comentarios

  1. Buenas tardes. Muy interesante el artículo que ha escrito. Estoy de acuerdo en prácticamente todo y coincido con Carlos. Interesante sobre todo lo que comenta al respecto de las mediciones de los luxómetros. Ciertamente, ocurre así como dice, es decir, un VSAP (o un VSBP como pone) da un resultado muy superior en el luxómetro que un led, por ejemplo. De todas formas, si hablamos en lúmenes, es normal que un VSAP dé más luz (no hablo de CRI) que un led ya que la relación lm/W es más alta que el led (actualmente están casi igualados), pero, obviamente, a igual número de lúmenes entre VSAP y Led, si reducimos vatios, debe resultar menos luz, aunque más ahorro. De ahí que no me extrañe que un luxómetro me marque valores superiores en el VSAP que en el led. Yo sí creo que hay menos “cantidad de luz” cuando sustituimos VSAP por Led y que esa “pérdida” se vea compensada con el mejor CRI del Led en temperaturas de color superiores a los 4000K. Sin embargo, cuando lo que queremos sustituir es HM de 400W (4000K mejorando sustancialmente el CRI del VSAP) por Led, lo tenemos más difícil ya que si la sustitución es a un proyector led de 180W o 240W nos costará que se mantengan los valores luminotécnicos del HM. Matizo que estoy hablando de HM nuevo o con unos pocos meses de funcionamiento. Obviamente, un HM de 3 ó 4 años, ha perdido un 30% ó un 40% de su rendimiento lumínico (dependiendo del uso que se le dé, claro) y en ese caso sí puede dar mejores valores el led. De todas formas, por no extenderme demasiado, en este tipo de sustitución a Led con HM de altas potencias juega a favor del led las lentes con las que se monten ya que se puede dirigir la luz hacia donde se necesite, cosa que no puede hacer el HM. En estos casos, sí es posible que el Led supere en valores luminotécnicos al HM, pero en lo que a flujo lumínico nominal se refiere, el HM de 400W tiene unos 58000 lm (depende del modelo de lámpara) y el Led de 240W unos 31200 lm (depende de la eficiencia del diodo que elijamos). No soy técnico como usted, lo que le hablo es desde la experiencia y se lo dice uno que cree 100% en led y a eso me dedico 🙂 Gracias por este blog que es muy interesante. Saludos.

    1. Muchas gracias David por tu participación en el blog y por tu interesante valoración. Un saludo.

  2. Señor Blasco, como Físico que soy, su artículo me ha provocado un gran entusiasmo. Hay numerosas publicaciones especializadas en su sector industrial, muchas de ellas dirigidas al gran público, pero ninguna con sus recursos narrativos. Enhorabuena.

    1. Muchas gracias por tu comentario Carlos, esperamos que haya sido de tu agrado el artículo. Pronto trataremos nuevos temas, buscando siempre llegar al mayor número posible de interesados intentando evitar tecnicismos. ¡Un saludo!

Comparte tu comentario con nosotros